BROUSSONETIA PAPYRIFERA

BROUSSONETIA PAPYRIFERA (L) Vent.                               MORACEAE

Syn. Morus papyrífera L.                                                                                                                      

Cast. Morera de Papel; Ing. Paper Mullberry; Ita. Moro de la Cina, Gelso da carta; Fra. Murier a papier; Ale. Papier Maulbeere

                                                                                         Origen: China, Japón, Formosa y Taiwán

Etimología.- Dedicado al botánico francés Broussonet, introducida en Francia el siglo XVIII. papyrífera, del latín significa “productora de papel”, habiéndose utilizado en Oriente para su fabricación.

Árbol dioico muy rústico, de hoja caduca, que puede alcanzar 15 o 20 m. de altura, de copa ancha, muy densa y extendida. Tronco sinuoso, corteza marrón grisácea que se agrieta. Su sistema radicular es fuerte, se extiende longitudinalmente produciendo rebrotes de raíz. No es aconsejable plantar en zonas pavimentadas. Es de crecimiento rápido pero es poco longevo. Sus hojas son de gran tamaño, de 7-10 cm. de longitud, enteras o lobuladas con un largo peciolo, presentándose ambas formas en un mismo individuo y provistas de gran vellosidad en el haz y envés de verde claro. Limbo de borde dentado. Especie de pies masculinos y femeninos.

Cultivo.- Se propaga fácilmente de semillas y estaquillas, no es exigente en cuanto a calidad de suelos, exige poco riego. Resiste la proximidad del mar.

La floración es poco vistosa y los frutos escasos de color rojo poco aparentes, de 1-1,5 de diámetro.

Se cultiva en el Japón, donde la corteza se emplea para fabricación de un papel especial y para la elaboración de tejidos de seda.

Se plantaron a principios de siglo en la Avda. de Miraflores, C/ Amador de los Ríos, Pza. de la Mata, Pza. de San Gonzalo, C/ Salesianos, etc... cuando Sevilla carecía de agua para el cuido de sus árboles, su duración ha sido escasa, habiendo sido sustituidas las de Avda. Miraflores y encontrándose en muy mal estado las de otros lugares en que se plantaron. Quedan algunos ejemplares diseminados en la ciudad, en: Ciudad Jardín, C/ Amador de los Ríos, C/ Muñoz y León, etc... todos en estado decrépito.

Por la formación de sus troncos y de desarrollo de sus raíces y formación de copa no se hace aconsejable seguir plantándose esta especie en las vías públicas de la ciudad. Pudiendo ser utilizada en plantación de parques y jardines teniendo en cuenta sus características.

No se le conocen plagas específicas. Se ha dejado de plantar como arbolado viario.