CELTIS AUSTRALIS

CELTIS AUSTRALIS L.                                                              ULMACEAE

Cast. Alméz o latonero; Fran. Micocoulier de Provence; Ing. Hackberry. European hackberry. European Nettle Tree; Ale. Züggelbaum; Ita. Spaccasassi, Bagolaro o Arcidiávolo

                                                                    Origen: Región mediterránea y Europa  Meridional 

Etimología.- El nombre popular proviene de la denominación recibida de los árabes al-mais. La nominación específica de australis se la puso Linneo teniendo en cuenta que era una especie del área meridional de Europa.

Árbol ornamental de hoja caduca y de gran belleza, que alcanza los 25 a 30 m. de tronco liso y derecho con corteza color gris mate. Copa amplia y bien formada, frondosa.  Sistema radical bien desarrollado, penetrante en suelos frescos y profundos y superficial en terrenos duros o pedregosos. Las hojas simples, alternas, lanceoladas, largamente acuminadas, de borde aserrado, haz verde oscuro con pelos y envés más claro. Sus flores son insignificantes, solitarias, pequeñas, y amarillentas. Aparecen en primavera. Su fruto es carnoso, más o menos esférico o aovado, del tamaño de un guisante, con mucho hueso y pulpa comestible. Maduran en otoño y se mantienen en el árbol hasta bien entrado el invierno.

Se propaga generalmente por semilla, es lento en su crecimiento y puede llegar a vivir más de 600 años.

El almez extiende su área natural en el Mediterráneo. Requiere para su buen desarrollo zonas cálidas o templadas, poco exigente en cuanto a la riqueza minerológica del suelo, prefiriendo suelos frescos, profundos, arenosos y calizos. Vive en zonas secas y pedregosas, pero lógicamente su vigor o crecimiento es como matorral.

El almez es un árbol de gran belleza por su esbelta copa y valor decorativo, muy apto para plantaciones en calles y plazas, no se le conocen enfermedades o plagas específicas, tiene raíces profundas y sistema radical penetrante, lo que permite plantar sotobosque. Sus frutos son comestibles. Atrae a los pájaros que acuden a degustar sus frutos. No es excesivamente exigente en riego. Tolera bien la sequía y el calor a los que se hace invulnerable cuando las raíces alcanzan la profundidad necesaria.

En nuestra ciudad los mejores ejemplares se encuentran en el Parque de Mª Luisa y Jardines de las Delicias.

En el futuro parque de Miraflores se han plantado los almeces americanos "Celtis occidentalis L.", de crecimiento más rápido. Nuevas calles están siendo plantadas con esta especie de hojas más anchas. La más significativa es la Ronda del Tamarguillo (frente a Alcampo).

Un árbol a tener en cuenta para plantaciones futuras en vías urbanas por su gran longevidad, su resistencia a las plagas y enfermedades, y por la dura estructura de sus ramas, aun considerando la lentitud de su crecimiento.

Cultivo.- Se multiplica por semillas. Las semillas tienen latencia interna, se recomienda su estratificación si no se desean sembrar de inmediato a su recogida y esperar a la primavera, ya que de lo contrario, tardará en germinar.

Árbol de gran longevidad, puede vivir siglos. Madera muy apreciada.

Últimamente se está utilizando mucho en plantaciones lineales de calles en la ciudad, sustituyendo al Platanus x híbrida.