CHAMAECYPARIS LAWSONIANA

CHAMAECYPARIS LAWSONIANA Parl.                                    CUPRESSACEAE

Sin. Cupressus lawsoniana Murr.

Cast. Ciprés de Lawson; Fran. Ciprés de Lawson; Ing.  White Cedar ó Lawson’s Cipres; Ita. Cipresso di Lawson

                                                                                Origen: Méjico. Guatemala. Oeste de EE.UU.

Etimología.- Del griego chamar= sobre la tierra, por la forma de extender sus ramas en algunas especies y kuparisso=cupresus (ciprés), por su parecido a este género. Su nombre genérico, derivado del griego chamas= rastrero y kuparissos= ciprés. El nombre científico dedicado a Lawson, un famoso viverista de Edimburgo.

Árbol de porte cónico de 18-20 m. de altura, de porte elegante. Ramas cortas y abiertas que crecen horizontalmente con extremidades finas colgantes. Tronco recto con corteza gris oscuro rojizo. Copa espesa, densa, algo colgante.

Hojas pequeñas muy imbricadas, generalmente provistas de un pequeño abultamiento en la parte dorsal, verde claro reluciente con algunos reflejos amarillos. Flores en grupos pequeños: las masculinas ovoides, amarillentas y algo rosadas; las femeninas más pequeñas, globosas, de color azulado. Florece en marzo. Frutos de 8-10 mm. de diámetro compuesto de 8-10 escamas, primero verde azuladas, después rojizo oscuras. Piñas esféricas de 8-10 mm. de diámetro. Semillas ovoides.

Cultivo.- Reproducción por semillas en injerto, en la mayoría de las especies. El C. lawsoniana se reproduce por esquejes.

Exigen clima fresco y bastante humedad. No son muy resistentes a climas marinos. Crecimiento relativamente rápido.

Son rústicos en cuanto a calidad de tierra, aunque escogen suelos bien drenados.

Tiene gran interés como árbol ornamental por su olor, crecimiento y disposición de las hojas. Representado en la ciudad en el Parque de los Príncipes y en el Arboreto El Carambolo.

Dentro del género existen muchas variedades hortícolas con diferentes tonos de coloración de las hojas y portes distintos.