GINKGO BILOBA

GINKGO BILOBA L.                                                                    GINKGOACEAE         

Syn.     Salisburia adiantifolia Smith.

Cast. Árbol de los escudos; Fran. Arbre aux 40 écus; Ingl. Maidenhair Tree; Ita. Ginkgo

                                                                                                   Origen: Japón. China.

Etimología.- El nombre castellano se deriva del nombre científico ginkgo, que tiene su origen del japonés. En una historia china aparece como yah-chio, literalmente "pie de pato" por la forma de la hoja, al pasarlo a las grafías japonesas se pronunciaba como "ginkyo", traduciéndolo como "albaricoque­ro de frutos de plata". El nombre específico biloba alude al inicio de dos lóbulos en alguna de sus hojas.

Es un árbol de buen porte que puede alcanzar 20-30 metros de altura. El tronco es derecho y fuerte, con corteza lisa, poco gruesa, con grietas longitudinales de color gris ceniza. Raíces profundas y pivotantes. Ramas ascendentes casi horizontales. Copa cónica y estrecha.

Hojas en forma de abanico de 6-8 cm. de longitud y anchura, con frecuencia rasgadas en el medio. Unidas con largos ramillos de forma aislada en grupos de tres o cinco hojas. Se colorean de amarillo antes de su caída en otoño. Sus hojas se utilizan en medicina para problemas circulatorios de la sangre. En el Sur de Carolina más de un millón de árboles son cultivados para abastecer de hojas el mercado europeo.

Las flores macho y hembra se sitúan en árboles diferentes. Floración insignifi­cante. Los frutos tienen aspecto de una pequeña ciruela amarillo-dorada. Carnosos, desprendiendo un olor repugnante. Contienen una semilla dura. Fructifican abundantemente. Tardan 15-20 años en fructificar y hasta entonces no se conoce el sexo del árbol.

Cultivo.- Se reproduce bien por semillas e injertos. Todas no son fértiles. Rebrota de cepa. Se puede reproducir por estaquilla, sistema aconsejado al conocer el sexo de los árboles.

Distinguir el género masculino o femenino es difícil, ya que tardan en fructificar. Para asegurarse del género del árbol, es necesario comprar árboles injertados o de reproducción vegetativa, ya que existen varios cultivares en el mercado.

Poco exigente en cuanto a naturaleza de suelos, aunque prefiere los ligeros, frescos y húmedos. Tiene un crecimiento lento. Árbol de gran longevidad puede vivir varios siglos. Las hojas se tiñen de un marcado color amarillo dorado en otoño.

Es el más fascinante y más singular de todos los árboles conocidos, seguramente la especie viva más antigua del Reino Vegetal, anterior a la aparición del hombre. Las evidencias fósiles indican que este árbol ha permanecido inalterable durante 200 millones de años.

En Sevilla representado en los jardines de los Reales Alcázares y alguna nueva plantación en el Parque de Mª Luisa, extendiéndose en Paseo Ntra.Sra. de  la O y ahora en el Paseo Rey Juan Carlos I.

Crece con dificultad por la sequedad del clima. Árbol de colección que puede ser plantado en zonas de altitud más frescas y húmedas. No es un árbol para planta en las calles en Sevilla. Es un árbol de colección.

Los restos fósiles indican que algunas especies de este género alcanzaron gran difusión durante el Jurásico (hace 150 millones de años). Árbol cultivado en China y Japón por considerarse árbol sagrado y venerado.

Es una conífera aunque no lo parezca. Permanece sin cambios desde entonces. Existe en Corea un árbol documentado que se le atribuyen 1.100 años de existencia.