JACARANDA MIMOSAEFOLIA

JACARANDA MIMOSAEFOLIA Don.                                         BIGNONIACEAE

Syn.     Jacaranda ovalifolia R.Br.

Cast. Jacaranda o palisandro; Fran. Jacaranda. Flamboyant bleu; Ingl. Jacaranda. Fern tree; Alem. Jacaranda

                                                                                                Origen: Brasil. Argentina

Etimología.- El nombre del género deriva de la denominación original que se les daba a estas plantas en el Brasil. "Mimosaefolia" al parecido de sus hojas con las de las Mimosas.

Árbol de hoja caduca, o semipersistente en años de escaso frío, procedente del Brasil, Paraguay y norte de Argentina, suele alcanzar los 15 ó 20 m. de altura.

Tronco de corteza lisa de color verde grisáceo, con copa muy extendida ovalada.

Las hojas de gran tamaño son de color verde oscuro, compuestas y bipinnadas, con numerosos foliolos de hasta 50 cm. de longitud, parecidas a un helecho. Sus floraciones en panículos terminales densos, son tubulares, de color azul liloso agrupadas en 40 ó 80 flores, que aparecen antes que las hojas. Es uno de los árboles subtropicales de mejor floración en nuestro clima. Las semillas aparecen dentro de unas cápsulas duras y planas, que al madurar se abren dejando caer las semillas.

Cultivo.- Se reproduce bien por semilla, cuando pequeña teme a temperaturas bajo 0º. De crecimiento relativamente rápido. Los esquejes de madera dura enraízan bien en verano, aunque el desarrollo es más lento. Frutos leñosos, dehiscentes, planos en forma de castañuela que contienen gran cantidad de semillas aladas.

Tiene buen sistema radicular que los sustenta perfectamente al suelo. Prefiere suelos profundos y ricos en materia orgánica donde se desarrolla en buenas condiciones.

Árbol cultivado en parques e introducido hace 25 ó 30 años como árbol viario. En Sevilla existe la Jacaranda mimosaefolia var. albiflora, de flores blancas, un sólo ejemplar en un jardín privado. Casi desconocida a nivel mundial. Se reproduce por esquejes o injerto. Reproducción vegetativa.

En nuestra ciudad existen buenos exponentes en plaza de Juan de Austria, Avda. Ramón y Cajal, Avda. Luís Montoto, Avda. Ciudad Jardín, así como en el parque de Los Príncipes, C/ Vírgen de Luján, etc...

Admite bien las podas y sólo se le conoce como enfermedad, el fuerte ataque de pulgón en los meses de mayo-junio, época de floración, que de no tratarse atrofian todas las panículas florales.

Es de crecimiento lento, necesitando tutores cuando jóvenes para conseguir ejemplares de troncos rectos.

Especie muy utilizada como árbol de alineación en acerados anchos de 6 a 7 m.

En Pretoria (Suráfrica) es el árbol ornamental por excelencia, cuando florecen se celebran festividades comparables con las del Japón con los cerezos en flor.

Algunas especies nos proporcionan la blanda madera de palisandro, de gran importancia en la fabricación de muebles y trabajos de escultura.