PHOENIX CANARIENSIS

PHOENIX CANARIENSIS. Hortorum ex. Chabaud.                   ARECACEAE

Cast. Palmera canaria o fénix; Fran. Dattier des canaries; Ingl. Canarys date palm; Ita. Palma delle Canarie

                                                                     Origen: Islas Canarias de donde es endémica

Etimología.- Su nombre popular indica "árbol de las palmas", que a su vez procede de la denominación latina palma ="palmae". Su nombre específico hace referencia a su origen geográfico.

El nombre genérico puede provenir de Phoenicia, de donde los griegos suponen originaria la palmera de dátiles, Phoenix dactylífera, voz muy antigua citada por Teofrasto.

Palmera dioica de las Islas Canarias donde alcanza una altura de 20 m., en nuestra ciudad 10 o 12 m. Su forma es más robusta que la P. dactylífera, tronco grueso de 50 o 60 cm. de diámetro, recto, que la distingue. No rebrota de tronco. Copa aparasolada, densa y oscura. Al final del tronco (estípite) forma la roseta de las hojas.

Sus hojas son pinnadas verde oscuro, muy largas y con numerosos foliolos siempre en número impar, los inferiores son espinosos, cada año salen nuevas hojas en la parte central y van muriendo las inferiores. Tienen espinas cortas, rígidas, de tonalidad amarillenta en su base. Flores unisexuales amarillas, globosas dispuestas sobre un pedúnculo leñoso y protegidas por una gran vaina color marrón oscuro. El fruto es ovoide de color naranja fuerte, pequeños y poco carnoso. No es comestible.

Se reproduce por semilla con facilidad, germina a los 4 o 5 meses.

No es exigente en cuanto a suelos, prefiere los sueltos y arenosos. Su trasplante es más dificultoso que la P. dactylífera en grandes ejemplares, sin embargo se trasplantan con éxito, si se realizan los trabajos de preparación y conservación posterior con las técnicas adecuadas. Puede alcanzar más de un siglo de vida.

Bien representada en nuestra ciudad tanto en jardines, como en las plazas, plaza del Duque de la Victoria, plaza de Pilatos, Jardines de la Lonja, Jardines de Murillo, Murallas de la Macarena, plaza de los Refinadores, Parque de María Luisa, etc...

En los últimos años han sido atacadas por un hongo letal que secó más de sesenta ejemplares en distintos puntos de la ciudad. La enfermedad ha sido controlada sin que se pudiera conocer con exactitud, a pesar de las investigaciones llevadas a cabo, cuáles fueron las causas de estos ataques. En la actualidad amenazada por el curculiónido ferruginoso de las palmeras (Rhynchophorus ferrugíneus. Olivier) aparecido en la zona de Almuñécar (Granada).que ha producido numerosas pérdidas de esta especie.

Utilizadas como plantas de patio cultivada en maceta. Es la joya del género, tristemente amenazada.