PINUS PINEA

PINUS PINEA                                                                             PINACEAE

Cast. Pino piñonero o Pino parasol;Fran. Pin parasol; Ing. Italian stone pine; Ita. Pino romano, Pino ad umbrello o Pino di pinoli

                                                                                                  Origen: Creta, Anatolia

Etimológicamente procede del latín pinus, su nombre específico latino pinea significa piña, habiendo adquirido su nombre vulgar de pino piñonero, ya que es la especie de la que se extraen los piñones.

Su porte es regular con copa aparasolada, por lo que se le conoce así mismo como "pino parasol", no alcanza gran porte, aunque en terrenos frescos y arenosos puede alcanzar los 30 m. de altura. Cuando joven su copa es esférica, por lo que es fácilmente reconocible.

Es árbol de gran longevidad. Sistema radical potente, tronco recto y cilíndrico, con corteza de color pardo-rojiza que en avanzada edad se transforma en grisácea. Hojas aciculadas en grupos de dos de 10 a 20 cm. de largo y 1,5 y 2 mm. de grueso, algo rígidas puntiagudas. Yemas cilíndricas al igual que sus botones florales algo más oblongos, agrupándose en gran número formando espigas alargadas de color amarillo vivo.

Su floración es en primavera, con abudante polen. Su fruto es la piña, de la que se extraen los piñones comestibles.

Árbol muy utilizado actualmente en jardinería que admite su trasplante cuando ya tiene buen tamaño, es de gran longevidad, puede vivir hasta 500 años.

Prefiere terrenos frescos, arenosos, sueltos y profundos, vive bien en dunas de litorales, tolera mal las arcillas fuertes, margas y yesos, ofrece gran resistencia a los vientos por su buen sistema radicular. Se desarrolla bien en zonas próximas al mar. Apetece zonas soleadas.

Es árbol mediterráneo por excelencia. Cultivado y difundido desde la antigüedad. Se le supone originario de las costas de levante (Creta, Anatolia) desde donde se extendería hacia el oeste.

De gran valor ornamental, su porte característico lo hace de gran singularidad en plantaciones de parques y jardines.

En los enclaves urbanos con gran contaminación vive con dificultad.

Últimamente se ha secado el que era el más antiguo de Sevilla en el Paseo de Catalina de Ribera, antes conocido como el Paseo del Pino, al que se le atribuían más de 150 años.

En Sevilla existen ejemplares en Parque de los Príncipes, Parque de Amate y Paseo de Colón, C/ Monzón, todos ellos de reciente plantación. Su mayor exponente está situado en el Parque Forestal de la Corchuela (Dos Hermanas) Sevilla, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, así como en las zonas verdes del polígono Sevilla-Este, el parque del Alamillo, C/ Inca Garcilaso, etc...