UN PARQUE REGALADO. José Elías Bonells.

15.09.2015 18:05
 

UN PARQUE REGALADO

A través de la prensa, Sevilla conoce que  contará con un nuevo Parque diseñado por un prestigioso arquitecto y financiado por Caixabank, ubicado en el solar existente entre la Torre Pelli, el Puente del Cristo de la Expiración, el Pabellón de la Navegación y la esclusa del Guadalquivir.

Su costo inicial es de dos millones y medio de euros, para los que contamos todavía en pesetas, cuatrocientos dieciséis millones de pesetas, con un coste inicial de  sesenta y dos euros con  cincuenta  céntimos por metro cuadrado, o sea, diez mil trescientas setenta y cinco pesetas por metro cuadrado. Una cifra elevada para sólo un parque.

Yo diría que el proyecto es de Ordenación Urbanística del solar y como consecuencia de ello la aparición del Parque que embelesó a los políticos locales.

Bienvenido el Parque y bienvenida la decisión.

Por el costo del metro cuadrado de la obra se observa que no solo se trata de una zona verde, sino del equipamiento de un solar para unificar las construcciones que han nacido a su alrededor.

¿Quién va a conservar el Parque?

¿Va a ser público y de la ciudad o se privatizará su uso por quien lo financia?

¿Ha pensado álguien en el coste de su mantenimiento una vez construido, o se parte del jardín sostenible de coste 0, que les encanta a los políticos, pero que en la realidad no existe?

El importe de mantenimiento y conservación de 40.000 metros cuadrados de Parque con todas sus infraestructuras, control de uso, actividades….pueden suponer un gasto de unos 125.000 euros anuales en un jardín público con las características que se detallan en proyecto.

Cuidado con las obras faraónicas que luego la ciudad no puede  o no sabe mantener. Nadie ha asumido los costes de mantenimiento del Jardín Americano que con no poco esfuerzo se consiguió para la ciudad. El abandono, la degradación y la falta de sensibilidad para organizar un ente de gestión del jardín o el caso del Parque del Guadalquivir en la misma zona y que ahora a través de un paseo fluvial se quiere unir al nuevo  Parque a construir, lo indicamos cuando se inició y el tiempo nos ha dado la razón, el parque se hizo para la Expo 92 de espaldas a la ciudad, la ciudad nunca ha sabido mantenerlo, las plantaciones  muchas han desaparecido, las esculturas  expoliadas y las fuentes aparecen obsoletas, vacías,sin agua, denunciando el abandono a que ha sido sometido…estas no deben ser las consecuencias de un nuevo parque abandonado.

La gestión de los parques debe afrontar todas estas vicisitudes, mientras por un lado realizamos grandes proyectos, en el mantenimiento y la conservación de los parques de la ciudad a los que se alardea de haber sido adjudicados con bajas importantes, se incumplen diariamente los Pliegos de Condiciones Técnicas que sirvieron de base para la adjudicación , y los que conserva la plantilla municipal, donde  la falta de materiales y herramientas para la atención de los servicios que exige el ciudadano  y los parque a ellos confiados, son un corolario diario.

Queremos parques y jardines construidos, conservados y mantenidos con la dignidad  y calidad que exige una ciudad como Sevilla y sus ciudadanos.